Home / Salud / 8 Claves Para Bajar De Peso Rápido

8 Claves Para Bajar De Peso Rápido

Lo más importante en una dieta para bajar de peso rápido es que más que una dieta, tiene que ser un plan de hábitos alimenticios que puedas mantener por el resto de tu vida, para que realmente adelgaces y no vuelvas a ganar peso nunca más.

La buena noticia es que existe un plan que te va a permitir bajar de peso rápido, con el cual además no vas a sentir hambre. Es un plan que no restringe ningún grupo alimenticio y que por lo tanto puede transformarse fácilmente en un hábito más que perdurará para siempre.

Es un método fácil y sencillo, que hasta parece demasiado bueno para ser cierto, pero que de verdad funciona prácticamente todo el mundo. Ya son miles y miles las personas que han obtenido excelentes resultados con este sistema.

Vamos a ir directo al grano. Mencionaremos ahora mismo las 8 claves fundamentales para bajar de peso rápido (y no volver a subir) y luego explicaremos en detalle cada una de estas claves, por qué funcionan tan bien y cómo ponerlas en práctica.

Bajar De Peso Rápido

 

Las claves son:

  1. Desayunar enseguida luego de levantarse.
  2. Que el desayuno sea rico en proteínas.
  3. Almorzar proteínas y vegetales.
  4. Merienda de frutas.
  5. Cena de vegetales.
  6. Realizar ejercicio físico.
  7. Beber abundante agua.
  8. Irse a la cama temprano.

 

  1. Desayunar enseguida de levantarse

Cuando nos despertamos, los niveles de azúcar en el organismo han descendido y si no ingresa alimento enseguida, en el cuerpo se dispara una alarma de “no hay comida” que enlentece el metabolismo.

Lo ideal para bajar de peso rápido es levantarse temprano, en el entorno de las 8 a.m. y comenzar a desayunar no más de media hora después, para que la alarma de “no hay comida” no se active y el metabolismo se acelere.

De esta manera, el cuerpo gastará más calorías simplemente por el hecho de funcionar.

Desayunar enseguida de levantarse

 

  1. Un desayuno abundante, rico en proteínas.

Bien se dice que el desayuno es la comida más importante de todo el día. Para bajar de peso rápidamente, nada mejor que un desayuno rico en proteínas.

Las proteínas ingeridas en el desayuno aceleran el metabolismo tanto o más que el ejercicio físico, por eso es una clave fundamental para bajar de peso rápido.

Por otro lado, las proteínas cumplen la función de mitigar el hambre durante muchas horas. De esta manera, podrás merendar y cenar solo frutas y vegetales, evitando los carbohidratos a esa hora del día (profundizaremos en este aspecto más adelante), sin sentir hambre en absoluto.

Además, en el desayuno también se debe incluir dos porciones de carbohidratos, una porción de grasas saludables y un alimento rico en azúcares refinados.

Como se mencionaba anteriormente, todas estas calorías ingeridas en el desayuno se gastarán en las actividades que se realicen durante el día, no hay nada qué temer.

¿Por qué incluir carbohidratos también?

Los carbohidratos son una muy buena fuente de energía para el organismo, y por eso es necesario incluirlos en el desayuno.

Además, al comerlos a esta hora del día, las calorías que aportan se quemarán y no se acumularán en forma de grasa.

Por otro lado, al consumir carbohidratos en el desayuno no sentirás la tentación de comerlos en la merienda o en la cena, que es el momento del día en el que el cuerpo sí transforma en grasa todas las calorías que ingresan.

Dulces y chocolates

Una de las importantes ventajas que este sistema ofrece las personas que son “dulceras”, es decir, que gustan mucho de comer dulces y chocolates (muchas suelen ser mujeres), es que permite comer una porción de dulce o chocolate diariamente, en el desayuno.

Los dulces ingeridos a esta hora mantienen estables durante todo el día los niveles de serotonina en el organismo. La serotonina es una hormona que nos ayuda a sentirnos bien, evitando la sensación de tristeza, angustia o desasosiego que invade a muchas personas al atardecer y ayuda a evitar la tentación de comer dulces por la tarde o por la noche solo para “sentirnos mejor”.

Dulces y chocolates

Las grasas del desayuno

Las grasas saludables también son muy importantes para la salud del organismo y nunca deben faltar en ningún plan de alimentación, ni siquiera en uno para bajar de peso rápido. Para que las calorías ingeridas se quemen durante el día, es necesario incluir estos alimentos en el desayuno.

Qué alimentos incluir en el desayuno

 

Para aportar proteínas, el desayuno debe incluir:

  • 2 tazas de leche descremada o 1 taza de leche entera. También puede ser 2 tazas de yogur bajo en calorías o 1 taza de yogur regular.
  • 100 gramos de carne, que puede ser de pollo, pavo, pescado o carne roja magra.
  • 50 gramos de queso. Puede ser cualquier tipo de queso, pero si tienes problemas de colesterol elevado, será mejor elegir quesos magros.
  • Claras de huevo (opcionales).

En cuanto a los carbohidratos, también debes agregar:

  • 2 rebanadas de pan blanco o integral. También puede ser un croissant, pan de pita o pan para hamburguesa, galletas al agua, etc.

Estas pueden sustituirse algunos días por el carbohidrato que más te apetecería en otros momentos del día (generalmente la noche), como una porción de pizza, media porción de pastas o incluso una porción de lasaña.

Recuerda, estas comidas no te engordarán si las comes en el desayuno y ayudarán a evitar la tentación durante la tarde y la noche.

En cuanto a las grasas, en el desayuno debes incluir:

  • 1 cucharadita de aceite de oliva, o una porción de almendras o nueces, o una cucharadita de mantequilla (preferentemente de vaca alimentada con pasto), una cucharada de queso crema o mayonesa.

Entre los dulces para desayunar, puedes elegir:

  • Una porción de chocolate o una dona, un pretzel, una porción de pastel o un bizcocho con chocolate, etc.

La porción de dulce nunca debe faltar en el desayuno, pues también ayuda a evitar la tentación de comer carbohidratos refinados durante la merienda o la cena, cuando sí engordan.

Hay muchas personas que no están acostumbradas a desayunar tanto, o directamente, no están acostumbradas a desayunar en absoluto. Pero es una cuestión de costumbre. Para bajar de peso rápido, este desayuno es fundamental.

  1. Almuerzo de proteínas y vegetales

En el almuerzo se debe incluir nuevamente una generosa porción de proteínas, pues son las encargadas de mantener el hambre a raya durante el resto del día.

Puedes elegir una porción de pollo, pavo, pescado o carne roja magra, acompañada de vegetales con escaso contenido en carbohidratos, como tomate, lechuga, pepino, espinaca, cebolla, col, repollo, etc.

Evitar las patatas, batatas y legumbres, por su elevado contenido en azúcares.

Almuerzo de proteínas y vegetales

  1. Merienda de frutas

Para bajar de peso rápido, luego de las 2 p.m. y hasta el día siguiente, solo puedes comer frutas y verduras, preferentemente las de menor contenido de azúcar. Si has desayunado correctamente, no sentirás hambre.

Para la merienda puedes elegir manzanas, naranjas, peras, sandía, melón, pomelo, ananá, duraznos, melocotones, damascos, etc.

Si optas por banana o uvas, reduce las porciones, porque tienen un elevado contenido de azúcares.

  1. Cena de vegetales

Para la cena, puedes elegir zanahoria, zapallo, brócoli, col, repollo, espinacas, puerro, tomates enanos, o calabaza, entre muchos otros.

Puedes hacer una ensalada (sin agregar aceite) aderezada con vinagre, sal, ajo, limón, orégano, jengibre u otras hierbas aromáticas, o bien preparar los vegetales cocidos al vapor, al horno o en forma de sopa.

  1. Realizar ejercicio físico

Para bajar de peso rápido, el ejercicio físico es muy importante. El ejercicio quema calorías y acelera el metabolismo, lo cual a su vez quema aún más calorías.

Puede ser media hora de caminata diaria, o una hora de ejercicio aeróbico dos o tres veces por semana, o ejercicios con pesas, cualquiera de estas opciones te ayudará a potenciar los efectos de la dieta y a bajar de peso más rápidamente.

Realizar ejercicio físico

  1. Beber abundante agua

El agua ayuda a eliminar toxinas, a hidratar el organismo y a que todos sus sistemas funcionen mejor. Además, también colabora con la sensación de saciedad.

Se recomienda beber ocho vasos grandes de agua (aproximadamente 2 litros) a lo largo del día, sientas sed o no.

Beber abundante agua

  1. Irse a la cama temprano

¿Sabías que es posible bajar de peso durmiendo? Si has seguido las instrucciones de este artículo, has desayunado lo que corresponde y has cenado solo vegetales o fruta, entonces puedes adelgazar mucho mientras duermes.

Para bajar de peso rápido, vete a la cama alrededor de las 11 p.m. Para la medianoche, estarás durmiendo y los niveles de la hormona de crecimiento se elevarán. Esta es la hormona que quema grasas mientras duermes, pero no se generará mucha si te acuestas tarde.

También se recomienda dormir entre 7 y 9 horas para descansar correctamente. El cansancio puede hacer que te apetezca comer carbohidratos durante la tarde o la noche, y esto hay que evitarlo a toda costa, si quieres perder peso rápidamente.

Y recuerda, más que una dieta, este sistema debe transformarse en un hábito, en una costumbre que te acompañará por siempre y que impedirá que subas de peso nuevamente.

Si te ofrecen un dulce, ¡acéptalo! No lo comas y ¡Guárdalo para el desayuno!

About Paula

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *